La Voz Humana, en el Teatro Calderón

He tenido hoy la ocasión de asistir a la doble representación de “La Voz Humana”, el monólogo debido a Jean Cocteau, y su versión en ópera, con la extraordinaria música de Francis Poulenc. El espectáculo ha tenido lugar en el Teatro Calderón.
Debo felicitar a todo el equipo responsable por una excelente representación. Incluso lo que pudiera resultar más discutible, la presentación del monólogo hablado en castellano, seguido por el texto cantado, permite, en mi opinión comparar la fuerza dramática que se alcanza mediante ambas formas de expresar, tan distintas. No sobra nada en esta versión. Mi enhorabuena a todos los participantes y, de forma muy especial por supuesto, al trío de mujeres en escena: Fantástica, Ana Fernández; excelente en su perfecta dicción francesa, Ángeles Blanco y mis felicitaciones muy especiales a “nuestra” Irene Alfageme por la dirección musical y su impecable piano.
Un espectáculo que recordaré entre lo mejor a lo que he asistido en Calderón.
Y sin embargo………….
Salí indignado y muy enfadado. El público, una vez más, ha tenido un comportamiento totalmente inapropiado: continuos cotilleos a nivel perfectamente audible; ¡risas! sobre uno de los textos más dramáticos que conozco; no bien sonó el último acorde del piano, cerca de la mitad del teatro se levantó para abandonar la sala. Las intérpretes fueron obsequiadas con unos segundos de aplausos. Ni siquiera se les dio la oportunidad de salir a saludar una segunda vez, a pesar de la evidente dificultad de la interpretación de esta obra, tanto en su versión monólogo, como en la cantada.
Van a perdonarme la frase, quizá destemplada, pero encuentro que es la más certera forma de diagnosticar, siempre en mi humilde opinión, lo que aquí ha sucedido. Como decía muy a menudo mi madre: “no se hizo la miel para la boca del asno”. O si lo prefieren: lo de hoy ha sido “echar margaritas a los cerdos”.
Me atrevo a aconsejar a los encargados de la programación de Calderón que revisen sus criterios. Lo que al parecer los abonados (salvando las indudables excepciones que seguro habrá) de Calderón demandan es a Lina Morgan, Pajares, Esteso…. O quienes sean los que ocupen ese lugar en la escena actual. No pierdan tiempo ni dediquen su esfuerzo a buscar calidad en lo ofrecido. Al parecer no ha lugar.

Leave a Comment

All fields are required. Your email address will not be published.