Sobre el abucheo al Presidente del Gobierno en el Día de la Fiesta Nacional

Respetamos la Constitución y respetamos las Instituciones que de ella emanan. Todas ellas. Tenemos perfecto derecho a pedir a todos que compartan ese respeto. A los secesionistas, por supuesto. Y a las personas faltas de la más elemental educación y urbanidad que hoy han silbado, abucheado y gritado al Presidente del Gobierno cuando se dirigía a la tribuna para presenciar, junto a la Corona, el desfile conmemorativo de la Fiesta Nacional. No se ha ejercido el derecho a la libertad de expresión y opinión. Se ha sido maleducado e irrespetuoso, que nada tiene que ver. El Sr. Presidente del Gobierno estaba allí, junto al Rey y la Princesa de Asturias no ejerciendo ninguna labor política susceptible de crítica sino ejerciendo su papel Institucional y Constitucional con plena legitimación. Este comportamiento en nada difiere del de los bárbaros que silban al himno nacional en algún partido de fútbol, con el agravante de que este último caso es un asunto privado (de los que asisten al partido o son aficionados a ese deporte) y hoy era el Día de la Fiesta Nacional.
Tenemos todo el derecho a criticar lo que nos plazca sean personas o instituciones, sea porque opinemos que no funcionan adecuadamente, sea por considerarlos contrarios a nuestras ideas. Tenemos todo el derecho a ser monárquicos o republicanos; partidarios de un estado unitario, autonómico, federal, confederal, cantonal o de la secesión de una parte. Podemos añorar el gobierno de la derecha y considerar una desgracia la moción de censura, o bien considerar los años de gobierno de esa derecha la desgracia en sí. Lo que no tenemos es el derecho a ignorar las leyes y que, en consecuencia, el Sr. Sánchez es el Presidente de Gobierno del Reino de España de forma inobjetable, puesto que la moción de censura que derribó al Gobierno del Sr. Rajoy estaba plenamente contemplada en la Constitución y los Diputados que la apoyaron en la plenitud de sus derechos como representantes de la Soberanía Nacional. No ha habido ningún golpe de estado independientemente de cualquier otra circunstancia u opinión. Lo he escrito a menudo y seguro que la frase no es mía: la Constitución y las leyes primero se respetan y cumplen, luego, si no gustan y se tiene la mayoría necesaria, se cambian: esas son las elementales reglas de juego que a todos obligan.
No era día en absoluto para gritos, abucheos o expresiones destempladas. Era día de mostrar respeto por la Constitución y las Instituciones. Por el Estado, en definitiva. Que tremenda paradoja que luego, desde ámbitos que no han condenado (a estas horas) estos hechos se pida “unidad de los constitucionalistas”. Claro que sí: muy necesaria unidad. Comiencen por no gritar a una institución constitucional del Estado en el legítimo desempeño de sus funciones.
No haré suposición alguna sobre la ideología de las personas que tan incívico comportamiento han mostrado esta mañana. Se trata pura y simplemente de ciudadanos sin educación ni urbanidad que han mostrado el mismo respeto a la Constitución y al Estado que los secesionistas.
Tengan todos Vds. muy buenas noches.

Leave a Comment

All fields are required. Your email address will not be published.